El gran prestidigitador

El mayor problema que EU enfrenta respecto de la intromisión de extranjeros es el de las drogas, no los migrantes

Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México
Gabriel Baducco / Así de sencillo / Heraldo de México

El prestidigitador de cabello naranja está llevando a cabo uno de sus mayores actos: hacerle creer al país que gobierna –y particularmente a sus republicanos que lo votaron– que castigará con impuestos a México, como represalia por no hacerle de filtro con los migrantes. Esos migrantes delincuentes, ladrones, violadores. Bullshit.

La realidad es que un organismo que depende de él mismo, lo desenmascara con cifras y datos irrefutables. Los cárteles bien afianzados en Estados Unidos tienen una operación enorme y eso no cambiará cerrando la frontera.

Y no sucederá porque esa frontera es un colador por la que pasan toneladas de droga, dice la DEA.

Seis cárteles mexicanos operan en su territorio: el de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, Juárez, Golfo, Zetas y Beltrán Leyva (aunque ninguno de los hermanos lo esté operando).

El de Sinaloa es el que mayor territorio estadounidense cubre. Ese es el verdadero problema con el que deben lidiar… no con migrantes que atraviesan el desierto en busca de una oportunidad.

Eso y que hoy las muertes por sobredosis de drogas es la mayor causa de muerte en Estados Unidos, más incluso que por armas de fuego, accidentes vehiculares, suicidio y homicidio.

Esas drogas no llegan en cargamentos hormiga, sino en grandes cantidades. Esas drogas, según la Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas de la DEA, consolidada en 2018, representan 64 mil millones de dólares al año.

Hagan cuentas: En el primer trimestre de 2019, las empresas mexicanas enviaron al norte mercancías por un valor de 86 mil 629 millones de dólares.

El mismo informe asegura que su mayor problema es la heroína. El aumento en la producción de heroína en México, desde 2015, asegura un suministro rápido y a bajo costo, no obstante el aumento en el número de usuarios. Casi 90 % de la heroína asegurada en EU, provenía de México.

Y otro gran problema es que no ha conseguido un sistema efectivo de rastreo de operaciones en criptomonedas, la herramienta de pago que gana terreno en el narcotráfico, según dice el mismo informe.

No es para jactarse, pero las organizaciones criminales mexicanas mantienen la mayor influencia en el tráfico de drogas hacia Estados Unidos de América, no hay ninguna organización que rivalice su nivel de influencia.

Y lo hacen no sólo con la producción propia, la DEA asegura que los narcos mexicanos compran también cocaína y heroína para introducirla en el mercado estadounidense. Éste es el panorama de las drogas allá, donde parece haber un vendedor de espejitos de colores. Éste es el mayor problema que EU enfrenta respecto de la intromisión de extranjeros, no las caravanas migrantes.

No los que quieren ir a trabajar de cajeros en un supermercado o abrir un puesto de hotdogs. No los que quieren partirse el lomo para mandar dinero a su pueblo y que su familia construya una casa.

Así de sencillo.

[email protected]

@GABRIELBAUDUCCO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo